El Reloj

EL RELOJ :: Un lugar donde siempre es hora de tomar un helado
En el año 1939 se instalaron tres relojes públicos en Villa Gobernador Gálvez, Villa Diego y Pueblo Nuevo respectivamente. Con el tiempo, estos relojes se convertirían en puntos de referencia y símbolos muy queridos para los poblados de estos sectores. “En el Reloj, doblá a la derecha”, “es dos cuadras después del Reloj”, son frases corrientes que demuestran la importancia simbólica e histórica de estos arte- factos. Por esto han sido declarados Patrimonio Histórico y Cultural de la Provincia de Santa Fe.
Uno de estos relojes se ubica en la intersección entre las avenidas General San Martín y Juan Domingo Perón, una esquina concurrida por miles de personas diariamente ya que es un paso obligado para dirigirse a los barrios vecinos Es en esta esquina, justo al lado del reloj, donde encontramos una clásica heladería del barrio que se denomina, como no podría ser de otra manera, El Reloj.
“Antes de ser heladero, vendí ropa y trabajé en gastronomía”, cuenta Adolfo Rubén Nicoletti, propietario de la tradicional esquina. “Decidí incursionar en este rubro en 1980, comprando esta propiedad donde solía haber una heladería de Daniel Iglesia”.
Al principio, vendía el helado fabricado por los previos dueños, pero más tarde instaló su propia fábrica. “Comencé con dos Siam y después las cambié por máquinas más modernas”, recuerda Nicoletti. La heladería no sólo realiza venta al público: también ofrece sus deliciosas cremas heladas a otras heladerías de Rosario y Villa Diego. Hoy, El Reloj se destaca por su mobiliario blanco y azul que contrasta con un colorido y vistoso mural. La fachada ha sido remodelada varias veces, pero hay algo que permanece firme y que le otorga su identidad: el mítico reloj de Gálvez.
@elreloj_heladeria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *